Protic parte de una serie de principios básicos, que orientan y determinan las líneas estratégicas:

  • Transversalidad: El desarrollo de las TIC para el apoyo y la docencia a personas con discapacidad intelectual se entiende como un programa común y compartido por los distintos servicios de la Fundación Prodis. Por ello, se entiende como un proyecto transversal.
  • Complementariedad: Las TIC no pueden ni deben sustituir a otras acciones formativas y de apoyo fundamentales. Nos referimos, por ejemplo, a la comunicación cara a cara o a la práctica de habilidades sociales y emocionales en contextos reales. De forma que las TIC son un complemento más a la formación y al apoyo, que dota a estas de más valor técnico  y pedagógico.
  • Inclusión educativa, social y laboral: La participación de las personas con discapacidad intelectual en la sociedad a través de las TIC tiene un carácter eminentemente inclusivo, puesto que el analfabetismo digital es, en la sociedad actual, un factor que favorece  la exclusión y desigualdad social.
  • Innovación: Protic se crea con la intención de ser un departamento de innovación, que vaya más allá de los recursos existentes y que, por consiguiente, promueva el desarrollo de proyectos de innovación e investigación tecnológicos innovadores y de calidad.
  • Finalidad formativa e inclusiva: Las TIC no son una finalidad en sí misma. Constituyen un medio con una potencialidad formativa y de apoyo significativas, si se enmarcan en un modelo de calidad de vida que promueva mayores niveles de bienestar emocional y social en las personas con discapacidad intelectual.