En el Área Terapéutica se lleva a cabo una valoración del estado integral del usuario en todas sus dimensiones: psicológica, biológica y social. De este modo, y de forma coordinada, se puede establecer una evaluación completa, que tenga en cuenta todos los aspectos relacionados con el individuo que puedan afectar a su bienestar.

En una primera fase, se recogen datos relevantes sobre el usuario para poder llevar a cabo el diseño y la ejecución de las intervenciones necesarias. En función de los datos obtenidos en la evaluación se analiza la necesidad de derivación a distintos profesionales: psicólogos, psiquiatra, terapeuta de familia, neurólogo, etc.

En esta área se incluye la terapia y seguimiento individual de usuarios, las sesiones de encuentro entre el terapeuta y las familias, las terapias de grupo y en definitiva, cualquier intervención orientada según las necesidades de cada usuario, para abordar las distintas dificultades.

Se ha generado una red terapéutica multidisciplinar de apoyos individualizados, en la cual se trabaja de forma coordinada con los distintos profesionales de Salud Mental y se supervisan las intervenciones por profesionales de ámbitos específicos.

Intervenimos en entornos naturales y apoyamos a  las amilias para asegurar el bienestar psicológico y familiar de nuestros usuarios.