INTRODUCCIÓN

Vivimos en una sociedad tecnológica, en la que la carencia de competencias digitales conlleva un analfabetismo que limita el acceso a la sociedad  y la participación en ella como ciudadanos.  Esta situación da lugar a la necesidad de estar permanentemente aprendiendo y apoyándonos en las nuevas tecnologías. Es una formación eminentemente inclusiva, en tanto en cuanto nos permite participar plenamente en la sociedad.

Una inclusión que define los modelos de intervención y apoyo a personas con discapacidad intelectual. Como cualquier otro ciudadano, tienen el derecho a ser parte integrante de la sociedad y por consiguiente a una inclusión educativa, social y laboral. En el fomento de esta inclusión, el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) es un aspecto clave.

Históricamente, las personas con discapacidad intelectual se han encontrado con barreras que han dificultado su acceso a la educación, al trabajo o a la participación en los servicios de la comunidad. Poco a poco se ha ido construyendo una sociedad más consciente, madura y sensible. Un ejemplo es la mejora en la accesibilidad a través de la creación tecnológica en base a los criterios del diseño universal. Pero todavía queda mucho por hacer. Y las TIC pueden y deben ayudar a eliminar las barreras que las personas con discapacidad intelectual se encuentran en su día a día.

Con el propósito de responder a este conjunto de problemáticas, nace el proyecto ProTic. Es un servicio que tiene un enfoque transversal. Es decir, que recoge las diferentes aportaciones en el fomento de las TIC en los distintos programas de la Fundación Prodis, e impulsa a través de todos ellos nuevos proyectos de innovación e investigación tecnológicos.

Asimismo, se enmarca en la Cátedra de Patrocinio UAM-PRODIS, que tiene como fin prioritario la formación de los jóvenes con discapacidad intelectual en el ámbito universitario y el fomento del empleo con apoyo en los entornos laborales ordinarios.

En los últimos años, la Fundación Prodis a través del Espacio Social de Innovación (ESDI), ha impulsado varios proyectos de investigación sobre tecnología de apoyo a personas con discapacidad intelectual. Los resultados de estas investigaciones orientan las líneas a desarrollar en el futuro en cuanto a innovación tecnológica.